0

Dodge Challenger Black Top 2017, poder en estado puro

Por Rodrigo Ponce de LeónFebrero 27, 2017

El Dodge Challenger que en su versión Black Top es un auténtico liberador de pasiones, se considera el Muscle Car por excelencia del Grupo FCA. Conducir y escribir de los autos de este segmento, provoca sentimientos placenteros.


Más en Motorbit: ¿Quieres un auto volador? Puedes ordenar uno en este momento

Quienes admiramos los autos clasificados en este segmento, no consideramos factores como: el rendimiento de combustible o el riesgo de circular a altas velocidades. Pero si disfrutamos el placer de conducir un vehículo diseñado con tecnología de punta con prioridad para disfrutarse sobre cualquier tipo de economía de combustible.

De ahí que los propietarios de este tipo de vehículos, tradicionalmente, lleguen a tener largas y elípticas discusiones con sus conyugues, difícilmente afines a este tipo de causas.

Dodge Challenger

Dodge Challenger se convirtió como uno de los autos más demandados por quienes vivieron su juventud en los 70.

El Dodge Challenger es de por sí, un ícono de la historia de este tipo de poderosos automóviles y si esto lo aderezamos con un número seriado de edición limitada (62 unidades), es previsible que se ubique entre los más y buscados por los entusiastas de la marca.

Con la descripción exterior, inicia el análisis. Este tipo de autos genera en las personas una sensación de fortaleza por la incorporación de elementos como: cubierta de color creada especialmente por el equipo de diseño de Mopar; con franjas duales, altamente deportivas. Con ello, el Black Top 2017 se distingue, de sus hermanos de producción en línea.

Más en Motorbit: Lotus Evora Sport 410, un tributo a James Bond

Dodge Challenger, su diseño

El frente se enmarca con una parrilla totalmente negra con biseles y el emblema de Challenger, también en el mismo color, que combina con el spoiler trasero y los rines de aluminio de 20 pulgadas en igual acabado. Solo verlo, desborda agresividad.

Dodge Challenger

El más fiero de la familia Challenger, el SRT aporta algunos detalles para la variante Black Top.

Entrar en la cabina en un automóvil así no guarda sorpresas. Su interior negro mate y las formas que proyectan el tablero y la consola muy orgánicos, son algo extraño en este tipo de modelos; sin embargo, le dan un toque altamente deportivo. En combinación con las vestiduras en piel Nappa negra, con insertos perforados y costuras en color Tugsteno. ¡Hay que verlo!

Más en Motorbit: 5 razones para comprar un híbrido este 2017

Motor

La ingeniería aplicada en el Black Top se basa en el altamente efectivo motor Pentastar V6 de 3.6 lts de desplazamiento que libera 305 hp con un torque disponible de 268 libras-pie, acoplado a una transmisión automática TorqueFlite de 8 que por ser de tracción trasera, otorga toda la dinámica de este tipo de propulsión.

Cabe señalar que este modelo está basado en el Challenger V6 de línea, pero con un toque de personalización que bien puede decidir la compra.

Dodge Challenger

También se presentó la versión GT del Challenger. De esta forma Dodge robustece la oferta de su “Muscle Car” por excelencia.

Desempeño

La dinámica en el Black Top, se encuentra plenamente justificada, en la relación peso potencia. Al momento de sentarse al volante se deben considerar las precauciones de manejo para un tracción trasera, totalmente diferente a de una tracción delantera. Pues desde el momento en que uno jala y el otro empuja, el peso del conjunto se transfiere de manera ajena, sobre todo en las curvas, donde hay que abordar apuntando de otro modo, logrando que el desarrollo de la trayectoria sea más cuidadoso para evitar el sobre y el subviraje que pueden provocar un accidente.

Para aquellos que aman los Muscle Car el Dodge Challenger y buscan confort y tecnología en un automóvil, resulta un auténtico manjar a probar.

CUÉNTANOS…
¿Cuál es tu Muscle Car favorito?
¿Qué destacas de este Dodge Challenger?

Comentarios

Deja una Respuesta

¿Cuál es tu reacción?
Me Encanta
0%
Interesante
0%
Mejorable
0%
Sobre El Autor
Rodrigo Ponce de León