0

El objetivo de la Fórmula E desde 2018

Por Eduardo Olmosdiciembre 27, 2017

Mientras inicia un nuevo año calendario, la visión de Fórmula E sigue encaminándose a ser el polo central de reunión de marcas y diversos públicos unidos por un mensaje central.

En diciembre, la categoría de autos eléctricos inició su cuarto torneo con muchas novedades, conocidos rostros y ánimos renovados, pero a diferencia de los últimos tres años y medio, las expectativas nunca fueron tan altas como en el presente.

“Teníamos muchísimas ganas de empezar este año”, indicó Álvaro Buenaventura, Director Comercial para Latinoamérica de la categoría, en entrevista para Motorbit.com. “Llevamos haciendo un gran esfuerzo por crear este campeonato en muy poco tiempo y a un alto nivel”.

Después de todo, ¿quién se hubiera imaginado, en la primera carrera de la historia, en aquel 2014, que el involucramiento de fábricas y consorcios sería tan alto, mismo al que se han integrado embajadores y marcas de renombre mundial que, en su momento, pasaron por la Fórmula 1 y otros seriales?

Más en Motorbit: Los récords de Lewis Hamilton en la Fórmula 1

En poco tiempo, la serie electrizó al mundo al reunir a las grandes potencias alemanas (Audi y BMW), francesas (Renault y Citroën) y de diversas partes de Europa (Venturi). El lujo que envuelve a Jaguar, el renombre de los estadounidenses (Penske y Andretti) y la innovación china (NIO) e india (Mahindra) están bajo un solo techo. Nissan hará relevo de Renault en el verano. Mercedes y Porsche se asoman, con 2019 como meta.

A los nombres como Piquet, Prost y Di Grassi se les agregan Neel Jani y André Lotterer, ases en Le Mans en tiempo reciente, junto con internacionales como Kamui Kobayashi y Luca Filippi. Suiza ya es parte del calendario, luego de más de medio siglo de prohibir el automovilismo. Los escenarios pintorescos de Roma, París y Nueva York complementan la lista de ingredientes.

Audi abandonó el endurance para dar prioridad a la Formula E, serie en la que tiene a Lucas Di Grassi como campeón defensor.

Audi abandonó el endurance para dar prioridad a la Formula E, serie en la que tiene a Lucas Di Grassi como campeón defensor.

EL GRAN PÚBLICO

Se lee fácil, pero la ambición del grupo encabezado por Alejandro Agag es que la exposición y alcance de los competidores no solo se quede en el mercado exclusivo del deporte, sino que el mensaje de la competencia y de la sustentabilidad de medio ambiente llegue a nuevos públicos.

“Hemos arrancado la Cuarta Temporada con que uno de los pilares de los próximos 24 meses sea ese, llevar a la Fórmula E con la ayuda de nuestros fabricantes; con todas las que ya estaban antes, nos consolidamos como el campeonato con más fabricantes en una misma temporada”, dijo Buenaventura.

“Con eso tenemos la ilusión con que en los próximos dos años sea un evento de talla mainstream, conocido no solo por los aficionados al automovilismo sino por cualquier sector y cualquier ciudadano”.

¿Cómo lograrlo? La respuesta es sencilla. De hecho, va de la mano con lo cambiante del mundo, de la misma forma en la que diversos elementos se han implementado a lo largo de la historia.

Más en Motorbit: Momentos destacados de la Fórmula E 2016-2017

Hoy, los avances en la tecnología aceleraron el “boom” de diversos rubros, entre ellos la industria automotriz eléctrica y las redes sociales (no por nada, las sesiones en pista se transmiten en directo por Facebook y Periscope, de forma gratuita); la Fórmula E apareció en el momento adecuado, al ser una herramienta que propicia la experimentación y la formación de nuevas categorías cuyo eje es la innovación.

Esto incluye el proyecto del RoboRace, la serie de autos que no necesitan un conductor, así como el Jaguar I-RACE e-Trophy, basado en vehículos de producción.

“Es importante que todas estas marcas hayan invertido en este proyecto, porque significa que hacia allá va el mercado. Marcan la tendencia y el ritmo del mercado. Que se hayan metido todas a la vez, en apenas dos años y medio de recorrido, va a significar que tiene que ir mucho más rápido”, describió Buenaventura.

“Simplemente queremos ser una plataforma para que todas las marcas y gobiernos puedan probar que sea un verdadero laboratorio de pruebas y tecnología, para que la penetración del auto eléctrico sea más rápida y la adopte no solo la gente de nicho, sino que llegue al gran público”.

La Fórmula E mantiene la participación de 10 equipos, compuestas tanto de fábricas oficiales como de empresas privadas.

La Fórmula E mantiene la participación de 10 equipos, compuestas tanto de fábricas oficiales como de empresas privadas.

No obstante, el único desafío es el mismo público, acostumbrado al olor de la gasolina, al sonido de los motores con cilindros y altas revoluciones. A pesar de que la Fórmula E mantiene la premisa de no competir contra la F1, la labor de sus directivos y participantes también se enfocará en cambiar la perspectiva sobre esta industria, a fin de hacerla más incluyente.

“Ellos tienen que hacer un ejercicio muy importante de marketing interno, preparar a todos esos fieles customers que han comprado Mercedes o Audis durante toda su vida, de repente decirles que están migrando al modelo eléctrico, eso no es un año, son dos o tres años de ejercicio”, dijo.

“Es una gran apuesta que están haciendo, es convencer al gran público que los vehículos eléctricos son potentes, son sexys, tienen prestaciones increíbles y además son buenos para el medio ambiente”.

LATINOAMÉRICA PRESENTE

Es por ello que la Temporada 4, que comenzó en Hong Kong con triunfos de Sam Bird y Felix Rosenqvist, no será un certamen “de transición”, ya que desde el próximo verano debutará un nuevo chassis Spark, cuyo diseño, a decir del directivo español, es “futurístico, muy millenial y deportivo”.

Sumado a esto, la relación que se han forjado Buenaventura y la Fórmula E en América Latina ha derivado en que volverán a visitarse tres países del área durante los primeros tres meses del año. México organizará su tercer ePrix consecutivo el 3 de marzo; dos semanas más tarde se visitará Punta del Este, Uruguay, reemplazante de Brasil, donde la privatización del Sambódromo de São Paulo obligó a posponer los planes de una competencia por un año.

Más en Motorbit: GALERÍA: La Fórmula E en México

Pero a ambas les precede Santiago, capital de Chile, programado para el 3 de febrero, el cual es un evento con recepción positiva gracias al apoyo de los Gobiernos local y federal, embajadores de renombre como Eliseo Salazar, y eventos como un Road Show, celebrado en octubre, en uno de los parques más importantes de la ciudad.

“Hay una demanda increíble de boletaje, estamos muy ilusionados, el apoyo de las marcas privadas es espectacular”, expresó Buenaventura. “Se ha convertido en el evento más importante del año en Santiago y hay una expectativa espectacular. Además, todas las políticas públicas del país ayudan mucho a que este proyecto salga adelante, es un país muy comprometido con las políticas verdes, la tecnología y la innovación”.

Aunque Montreal canceló su participación, la demanda de varias alcaldías seguramente ayudará para que el calendario mantenga sus 14 carreras programadas, en un principio, desde diciembre hasta finales de julio. Después, con su nuevo coche y un formato que solo incluirá el uso de un vehículo por prueba, se dará paso a un futuro tan intrigante como ambicioso, en el que se verá si su objetivo trazado impone un parteaguas dentro del deporte.

CUÉNTANOS
¿Qué opinas de la Fórmula E?
¿Qué otras marcas te gustaría ver participando en esta serie?

Comentarios

Deja una Respuesta

¿Cuál es tu reacción?
Me Encanta
0%
Interesante
0%
Mejorable
100%
Sobre El Autor
Eduardo Olmos
Egresado de la Universidad Panamericana Campus Mixcoac. Especialista en deporte motor internacional, principalmente la IndyCar Series. Experiencia en coberturas de eventos de FIA (F1, FE, WEC), IndyCar/Indy 500 y NASCAR. 2017 en su séptimo año completo reporteando sobre el mejor deporte del mundo.