3

El presente y futuro para los latinos en IndyCar

Por Eduardo OlmosJulio 11, 2017

¿Recuerdas la segunda mitad de los años 90, cuando las carreras de IndyCar en Estados Unidos tenían un importante seguimiento en América Latina y varios pilotos de esta región se destacaban semana a semana en todas sus divisiones?

Uno podría rememorar las viejas competencias de la serie CART, cuando a pesar de su guerra con la IRL, capturó a audiencias de todas las edades por el espectáculo que generaba en los distintos circuitos de América, Asia y Oceanía, sin importar que fueran óvalos, circuitos callejeros o autódromos reconocidos.

Más en Motorbit: Problemas por no verificar la legalidad de un auto

De nuestra zona, Emerson y Christian Fittipaldi, Adrián Fernández y Mauricio Gugelmin eran los referentes, con años de experiencia y victorias en sus bolsillos, mientras las jóvenes promesas como Tony Kanaan, Helio Castroneves y Juan Pablo Montoya se hacían de un nombre y reputación alrededor del mundo.

Su categoría de desarrollo, la Indy Lights, tampoco se quedaba atrás, en función de la representación de los países latinos: Argentina, con José Luis DiPalma, México con Mario Domínguez y Rodolfo Martínez Lavín, o Brasil con Cristiano Da Matta, Airton Daré y Felipe Giaffone, por decir algunas de las decenas de casos. Solía ser una época más próspera, en la que la economía era más sana, más inversionistas y desarrollo en la tecnología.

EL REGRESO DE “SPIDERMAN”

A pesar de que múltiples circunstancias han intervenido en su historia y popularidad, la reunificación entre ambos seriales pero con un daño colateral que aún se sigue pagando, la cita de la IndyCar al óvalo de Newton, Iowa, durante el fin de semana pasado, revivió el potencial que pueden tener los pilotos de habla hispana, mismo que con el suficiente apoyo, se materializará en el futuro cercano.

Castroneves nunca dejó de demostrar su velocidad semana a semana, misma que se traslada a las 50 pole positions en más de 330 participaciones. El tricampeón de las “500 Millas de Indianapolis” estuvo en contención para quedarse con victorias durante los últimos tres años, pero circunstancias como estrategias erróneas, servicios en pits con problemas, accidentes fuera de su control o rivales que fueron más inteligentes, le impidieron ganar.

El veterano brasileño podría entregar la "antorcha" como embajador latino en los monoplzas estadounidenses.

El veterano brasileño podría estar cerca de entregar la “antorcha” como embajador latino en los monoplzas estadounidenses.

Esto cambió el domingo, cuando tras liderar 217 de las últimas 300 vueltas, y aunque tuvo una ligera tardanza en su último ingreso a boxes, el brasileño superó a JR Hildebrand para quedarse con su trigésimo triunfo en la especialidad. El contexto es más emotivo, al dar muchos indicios de que 2017 es la última oportunidad de para conseguir el anhelado título, el cual se le ha escapado durante 20 temporadas.

La razón es simple: asegurar un futuro a largo plazo y forjar los cimientos para una nueva operación de Penske dentro de los autos deportivos. El empresario estadounidense se unió a Honda y Acura para desarrollar un prototipo que competirá en la serie IMSA desde 2018, mientras la prensa asegura que tanto Castroneves como Montoya, ganador en Indy en 2015, cuando tenía 39 años, serán los titulares de la operación.

Hasta hoy, “Helinho” lleva cuatro subcampeonatos. Si esto se concreta, sería el cierre de un capítulo conmovedor en caso de consagrarse como monarca, a pesar de que el talento siga intacto.

EL FUTURO PUEDE SER BRILLANTE

Esta situación, junto con la veteranía de Kanaan, podría dejar un hueco en la representación latinoamericana en la IndyCar; sin embargo, hay tres prospectos que bien pueden prolongar esta cuestión, que representa una parte de la diversidad que alberga la especialidad.

Carlos Muñoz es uno de los prospectos que puede tener un futuro a largo plazo en la serie, con el apoyo y equipamiento adecuados.

Carlos Muñoz es uno de los prospectos que puede tener un futuro a largo plazo en la serie, con el apoyo y equipamiento adecuados.

El primer caso está en Carlos Muñoz, quien vive la etapa más dura de su todavía joven trayectoria en la especialidad. El colombiano se encuentra en una transición de AJ Foyt Racing que parece eterna, al ser el primer y único año de uso del componente aerodinámico de Chevrolet. Aunque se ha cargado al hombro a su equipo, no ha sido suficiente para sobresalir consistentemente. Iowa fue un ejemplo claro, al sufrir dos accidentes en días.

Es conocido el talento de Muñoz, al sumar dos segundos lugares en Indianapolis. Además, este es su cuarto año de tiempo completo y tiene 25 años; si se consolida el desarrollo y mejora de la organización, y se presenta una nueva oportunidad con un equipo importante, no hay duda que entregará resultados.

Después del trago amargo en Fórmula 1, Esteban Gutiérrez ha encontrado en la IndyCar un sitio en el que puede desarrollar a pleno sus habilidades.

Después del trago amargo en Fórmula 1, Esteban Gutiérrez ha encontrado en la IndyCar un sitio en el que puede desarrollar a pleno sus habilidades.

El segundo caso es Esteban Gutiérrez, el ex Fórmula 1 que está aprendiendo la dinámica de la categoría a marchas forzadas, al sustituir al lesionado Sébastien Bourdais, pero respondiendo con creces. Nunca había corrido en óvalos, y aun así finalizó en 13° posición en Iowa, prueba complicada por la exigencia física. Situación similar en la fecha doble en Detroit, el circuito callejero más difícil del calendario, en el que llegó 17° y 14°.

Con la misma edad de Muñoz, una considerable confianza de Dale Coyne Racing, uno de los equipos más longevos del paddock, la continuidad será una de las claves para que siga entregando buenos resultados y recibiendo notas positivas. Uno nunca sabe, el proyecto puede derivar, incluso, en el regreso de la IndyCar a suelo azteca.

Gabby Chaves es la tercera alternativa, especialmente porque terminó en quinto y décimo sitios con un equipo totalmente nuevo, mismo que buscará participar de tiempo completo en 2018. En cuanto a equipos, Ricardo Juncos sigue trabajando para inscribir a su organización para todas las carreras del próximo año.

PROTAGONISMO EN EL SEMILLERO

La Indy Lights también es testigo de lo que podría ser el futuro de la representación latinoamericana. Matheus Leist, quien se apropió de la Fórmula 3 Británica el año anterior, se ha adaptado a la perfección al automovilismo de la Unión Americana y es, al arrancar la segunda mitad del certamen, el hombre del momento.

Más en Motorbit: ¿Por qué Scott Dixon es leyenda en la IndyCar?

El brasileño no solo ganó las 100 Millas de Indianapolis, en un autódromo que apenas conoció en la segunda mitad de mayo y en un tipo de trazado que ni siquiera había visto a gran detalle hasta la primavera, sino que ganó dos de las tres fechas siguientes, colocándose muy cerca del liderato general, ostentado por Kyle Kaiser y Juncos Racing.

Quien brindó una actuación memorable fue Santiago Urrutia, al superar las adversidades y remontar del undécimo al segundo sitio. No ha sido una campaña sencilla para el uruguayo ni para su ingeniero Tim Neff; la transición de una organización ganadora como Schmidt Peterson Motorsports a una como Belardi Auto Racing, rápida pero con menos presupuesto, conlleva mucho trabajo en cada carrera.

Matheus Leist ganó las 100 Millas de Indy, la prueba más importante de la Indy Lights.

Matheus Leist ganó las 100 Millas de Indy, la prueba más importante de la Indy Lights.

Los accidentes en los que se ha involucrado tampoco ayudaron, pero se las ha arreglado para acumular tres segundos lugares y meterse entre los cinco mejores del certamen. Con seis compromisos restantes y 51 puntos en juego, Kaiser, Leist, Urrutia, y los jóvenes Colton Herta y Nicolas Jamin no han dicho la última palabra; ante todo, hay una beca de un millón de dólares en juego, el cual les permitirá correr en la Indy 500.

En la Indy Lights también está el colombiano Juan Piedrahita y el argentino Nicolás Dapero, también considerado un importante talento a futuro. Patricio O’Ward cosechó un podium a inicios de año, pero la falta de presupuesto lo orillaron a enfocarse en los sports cars de IMSA, donde tiene éxito a la fecha.

Más en Motorbit: ¿Por qué están desapareciendo las cajas manuales?

De esta manera, uno supondría que el futuro dentro de la IndyCar y que puede ser un foco de atracción para aquellos que, por alguna u otra razón, no pudieron seguir el camino de la Fórmula 1. Apoyo y confianza de sus respectivos países es la necesidad principal, con el fin de que las pretensiones de los mencionados maduren.

Gugelmin, Fernández, Kanaan y Castroneves tuvieron ambas en su momento. En los últimos años, mexicanos, venezolanos, argentinos y brasileños han pasado por las plataformas de desarrollo, pero sin. 2014 vio a cinco colombianos inscribirse a la Indy 500, pero no todos con apoyo completo. En una IndyCar que, paso a paso, avanza para reposicionarse en el entorno del deporte motor a nivel internacional, la representación latina debería tener continuidad.

CUÉNTANOS…
¿Quién es tu piloto favorito en la IndyCar?
¿Qué necesita la categoría para regresar a los reflectores principales del deporte?

3Comentarios
  • Ariel Andrés
    Julio 11, 2017 en 23:30

    ¿Que necesita la categoría? … Creo que abrirse a LA. Abrir su transmisión a LA. Sería una muy buena jugada. Hay un mercado potencialmente enorme para ambas categorías (Indy e Indy Ligth) en LA para la categoría … Además de darle nuevos aires. LA tiene enormes figuras del automovilismo.

  • Johan Fonseca
    Julio 11, 2017 en 17:15

    Para que la categoría se vuelva a posicionar internacionalmente, debe empezar a correr fuera de Estados Unidos como lo hacía la antigua CART.

Deja una Respuesta

¿Cuál es tu reacción?
Me Encanta
0%
Interesante
0%
Mejorable
0%
Sobre El Autor
Eduardo Olmos
Egresado de la Universidad Panamericana Campus Mixcoac. Especialista en deporte motor internacional, principalmente la IndyCar Series. Experiencia en coberturas de eventos de FIA (F1, FE, WEC), IndyCar/Indy 500 y NASCAR. 2017 en su séptimo año completo reporteando sobre el mejor deporte del mundo.