0

Historia de las pistas de Estados Unidos en la Fórmula 1

Por Eduardo Olmosoctubre 19, 2017

Con intermitencias, y contra la hegemonía de categorías locales, Estados Unidos mantiene una interesante presencia desde los primeros años de existencia del Campeonato Mundial de Fórmula 1.

Con eventos sancionados por la FIA o mediante otras entidades del deporte motor, algunas de las pistas más reconocidas de la Unión Americana, y otras polémicas, pertenecieron al calendario en la mayoría de las épocas de relevancia; de hecho, la nación de “las Barras y las Estrellas” es la única en organizar tres carreras en un solo año (1982).

Más en Motorbit: Los autos más exitosos de Renault en Fórmula 1

A continuación, enumeramos la lista de sedes que han fungido como anfitrionas del pináculo del automovilismo.

WATKINS GLEN

El otoño en Nueva York no solo significaba ver a los Yankees o a los Mets en la Serie Mundial, sino también a los coches más rápidos de los 60 y 70 en la que quizá es la pista más icónica de esta lista, gracias al estilo europeo y ambiente de campo que la ha caracterizado desde la Posguerra.

Este autódromo recibió a la serie, ininterrumpidamente, de 1961 a 1980, con momentos definitorios, al ser la última prueba del Mundial en la mitad de las ocasiones, o trágicos, como el accidente que le quitó la vida a François Cevert en 1973; además, desde 1971, la F1 fue una de las primeras series en utilizar la zona de la “Bota”, por lo que pasó de ser un diseño corto, a uno de más de 5 kilómetros que conjuntó dificultad, velocidad y destreza.

Jim Clark y Graham Hill lideraron la estadística de primeros lugares (tres por cada uno).

LONG BEACH

Las calles californianas, a las que el promotor original Chris Pook llamó “El Mónaco de Estados Unidos”, fueron parte del calendario de 1976 a 1983; sin embargo, ante la presencia de Watkins Glen, el evento se llamó “Gran Premio de Estados Unidos del Oeste”. Clay Regazzoni, Mario Andretti, Carlos Alberto Reutemann, Gilles Villeneuve, Nelson Piquet, Alan Jones, Niki Lauda y John Watson llegaron a lo más alto del pódium una vez por cada uno.

En tiempo reciente, Pook intentó adquirir los derechos de organización del Gran Premio para así negociar con la Fórmula 1; sin embargo, se quedó en manos de los promotores asociados con la IndyCar.

Desde su nacimiento, en 1975, el Gran Premio de Long Beach es uno de los eventos más reconocidos en el deporte motor americano.

Desde su nacimiento, en 1975, el Gran Premio de Long Beach es uno de los eventos más reconocidos en el deporte motor americano.

DETROIT

La sede de General Motors, el Renaissance Center, y sus calles aledañas vieron rodar a las máquinas de la “Máxima” de 1982 a 1988; las exigencias y logística para construir un circuito callejero fueron especiales en su primer año, pero la asistencia fue decente en la mayoría de sus ediciones.

Más en Motorbit: Canadá y el sexteto que logró su primera victoria en F1

Después de ver a vencedores diferentes en las primeras cuatro visitas (John Watson, Michele Alboreto, Nelson Piquet y Keke Rosberg), Ayrton Senna quedó en la estadística como el hombre más ganador, tanto con Lotus (’86-’87) como con McLaren (’88).

Detroit fue uno de los pocos circuitos callejeros que aparecieron en el calendario en los 80.

Detroit fue uno de los pocos circuitos callejeros que aparecieron en el calendario en los 80.

INDIANAPOLIS

La historia de la “Catedral del Automovilismo Estadounidense” se divide en dos episodios: desde el nacimiento de la Fórmula 1 y hasta 1960, las “500 Millas de Indianapolis” formaron parte del calendario, pero fue poca la participación de los pilotos europeos, debido a su inexperiencia en óvalos y desconocimiento de los autos que formaban parte del serial USAC, predecesor de la IndyCar.

Sin embargo, esto no fue impedimento para que Alberto Ascari participara en 1952; Juan Manuel Fangio y Giuseppe Farina solo llegaron a entrenar, mas no a clasificar. En los 60, personajes como Hill, Clark y Brabham, con ayuda de las constructoras más importantes, revolucionarían las competencias con vehículos superiores en las 500 millas.

Tony George trajó al Gran Circo a su "Patio de Ladrillos" durante ocho años.

Tony George trajó al Gran Circo a su “Patio de Ladrillos” durante ocho años.

Pasaron cuatro décadas para que la Fórmula 1 organizara el Gran Premio de Estados Unidos en el Speedway, en un circuito de poco más de 4 kilómetros que se diseñó en la parte interna del óvalo, dentro de una etapa que duró de 2000 a 2007.

Michael Schumacher fue el mandamás en esta etapa, al ganar en cinco ocasiones en el lugar que fue testigo de la última victoria de Mika Hakkinen (2001) y la segunda de Lewis Hamilton (2007), ambos con McLaren. El escándalo de 2005, en el que los 14 usuarios de Michelin se retiraron en la vuelta previa, destruyó parte de la imagen del Gran Circo entre los aficionados locales.

AUSTIN

El tiempo borró la mala experiencia de Indy; a pesar de los retos que implicaba no tener a un representante en la parrilla de salida, ya sea como piloto o escudería, no fue problema para que Tavo Hellmund regresara a la F1 a sueño americano con una pista acorde con su status.

Más en Motorbit: Así ha evolucionado el Autódromo Hermanos Rodríguez

Desde 2012, el Circuit of the Americas, un autódromo que combina la modernidad y pone a prueba a los coches y pilotos con sus 20 curvas, 5.5 kilómetros y múltiples cambios de ondulación, sin dejar de lado el folclore americano de la región cercana a Austin, Texas, es parte del Mundial, aunque también podríamos describirlo como “Territorio Hamilton”.

Y es que el británico ha sido imbatible en territorio texano, al ganar en todas las ediciones disputadas, a excepción de 2013, cuando Sebastian Vettel y Red Bull Racing eran los dominadores.

Austin es la única sede estadounidense que recibe a la F1 en la actualidad.

Austin es la única sede estadounidense que recibe a la F1 en la actualidad.

Otras ciudades estadounidenses que la F1 visitó con el paso de los años, en carreras puntuables para el Campeonato Mundial, son Phoenix (1989-1991), Las Vegas (1981-1982), Dallas (1984), Sebring (1959) y Riverside (1960).

CUÉNTANOS:
¿Cuál de estos circuitos es tu preferido?
¿Qué le falta a la F1 para consolidar su presencia en Estados Unidos?

Comentarios

Deja una Respuesta

¿Cuál es tu reacción?
Me Encanta
0%
Interesante
0%
Mejorable
100%
Sobre El Autor
Eduardo Olmos
Egresado de la Universidad Panamericana Campus Mixcoac. Especialista en deporte motor internacional, principalmente la IndyCar Series. Experiencia en coberturas de eventos de FIA (F1, FE, WEC), IndyCar/Indy 500 y NASCAR. 2017 en su séptimo año completo reporteando sobre el mejor deporte del mundo.