0

El Nissan Skyline celebra 60 años de existencia (I)

El modelo de Nissan con más historia Y Renombre, el Skyline, llega a las seis décadas de vida y la marca lo celebra con una serie de cuadros conmemorativos.

Más en Motorbit: Jeep Yuntu Concept, anticipo de SUV grande

SKYLINE, CON O SIN “GT-R”

Quizá al escuchar el nombre Skyline su mente inmediatamente evoque al “asesino de gigantes” de Nissan, el reverenciado GT-R, pero estas siglas, al menos hasta el año 2002, no se usaban como ahora para distinguir a un modelo específico, sino al grado más rabioso de un auto más “convencional”, al estilo de la “M” de los BMW, las siglas “AMG” en Mercedes-Benz o “RS” en Audi.

Skyline

El primer Skyline era una sedán de 4.28 metros de largo, que poco dejaba entrever la furia de oriente que acompañaría a su nombre en años futuros bajo las siglas GT-R.

Más en Motorbit: Hyundai Sonata 2018, sinfonía de oriente

BAJO LA MARCA PRINCE

El Skyline nació en 1957 y en aquel entonces no era un Nissan. El auto nació como Prince Skyline, en el seno de una marca nueva que recibió su nombre en honor al entonces príncipe Akihito, actual monarca de Japón. La joven firma nació en el Japón de la postguerra, en 1952 y cinco años después ya tenían un sedán de corte aspiracional (todo lo aspiracional que podía ser un auto en un país en un crisis post-bélica, pero que se encaminaba a ser una potencia un par de décadas después).

Skyline

Skyline es no sólo la denominación para un auto que más tiempo ha permanecido en Nissan (aún después de la era Prince), es también, por lo mismo, el modelo más vendido de la marca en el mercado japonés.

IMPERIO DEL SOL

En 1966, apenas 14 años después de haber sido creada, la marca Prince era absorbida por una de las dos grandes de Japón: Nissan. La firma del sol naciente decidió no sólo mantener los vehículos más populares e interesantes de su joven par, sino también sus denominaciones. Y así de fácil en 1966 nacía como tal el Nissan Skyline, justo cuando el modelo se encaminaba al final de su segunda generación.

Skyline

Apenas tres años después de la adquisición, el primer Skyline recibía las siglas que llevarían su nombre a lo más renombrado de los anales de la historia automotriz: GT-R.

LAS SIGLAS DEL PODER

El primer GT-R se asentó sobre la tercera generación del Skyline (C10), con un motor de seis cilindros en línea 2.0 litros con 160 HP y 177 Nm. Comparativamente, en ese año (1969), un Porsche 911 ofrecía entre 125 y 180 caballos de fuerza, con lo que el GT-R empezó apuntando alto. Las variantes “mundanas” del auto ofrecían entre 88 y 130 HP. El GT-R, al igual que el Skyline de línea, se ofreció en carrocerías tanto sedán como Coupé.

La crisis petrolera de 1973 obligó al GT-R de la cuarta generación del Skyline (1972-1977) a conservar su salida de 160 HP.

MÁS GRANDE, MÁS RÁPIDO, MÁS FUERTE

En las generaciones subsecuentes, el Skyline siguió el progreso natural de otros autos con muchos años a cuestas y no sólo se fue haciendo más potente, también más grande y más lujoso. Ya a finales de los 70 (C210) se le podía considerar un auto mediano  con 4.60 metros de longitud (más largo que un Passat/Corsar/Santana de segunda generación), mientras que el Coupé declaraba 4.40 metros de largo.

En la “pausa” del GT-R, hubo un modelo en los ochenta denominado GTS-R que se acercó bastante, ofreciendo 210 HP, aunque en general toda la gama padeció malos años por la crisis.

Continúa en la segunda parte.

Cuéntanos…

¿Habías escuchado antes de la marca Prince?

¿Conocías los Skyline “sencillos”, sin las siglas GT-R?

 

Comentarios

Deja una Respuesta

¿Cuál es tu reacción?
Me Encanta
0%
Interesante
0%
Mejorable
0%